.


Para H. Cartier Bresson, en cada fotografía se imprime la decisión del ojo.

Como en una fotografía, en Haiku se imprime la decisión de la palabra para describir lo eterno. Sean bienvenidos a ésta parcela de mundo en la que vamos dejando, como huellas, nuestros.... instantes eternos.

.

(Cuando cambia la mirada, cambia también el horizonte. Se ensancha, se amplía, tomamos conciencia de nuestra pequeñez. Es entonces cuando podemos vislumbrar a cabalidad que no estamos solos, que la presencia de otros nos enriquece y nos eleva.
Podrán leer en éste espacio a algunos amigos que comparten el gusto por la poesía japonesa, con quienes intercambio, crezco, aprendo y me proyecto.
....)

.

Según Vicente Haya, "nuestros haikus no deben tener otra pretensión que ser la palabra que acompaña a nuestra ignorancia. La palabra de un caminante que no sabe dónde está su meta... Ahí está la fertilidad salvaje del haiku. El haiku es una selva que nunca se termina de recorrer, en extensión, en profundidad… Cuando has acabado la selva de fuera, te queda la selva de dentro."

Invitados quedáis, pues..... al final de la página encontraréis una lista de reproducción que, si deseáis, os puede acompañar en el recorrido..... gracias por vuestra presencia.



sábado, 28 de noviembre de 2015

Como cada mañana, puse los pies en el suelo, sentí el contacto frío en las plantas y desperté completamente. Me vestí, me lavé la cara, casi sin mirarme en el espejo, y bajé a Look, mi perro, a la calle.
Las rutinas son buenas, pensé, mientras veía ir y venir niños y madres y abuelas y padres, arrastrando el sueño tras de sí.
Cruzar la calle, mirar de inmediato las hojas del gran árbol en cuya copa moran cientos de pájaros, y bajo cuya sombra caen cientos de hojas.
Los coches llevan y traen el apuro por llegar a alguna parte. Menos uno que ha estacionado con dos ruedas en la calle y dos en la acera. Dentro, su dueño parece dormitar.
Son casi las nueve, Look ya visitó los lugares de siempre y, al girar, un rayo de luz atravesó, completo, el parque.
Sonreí.


Huella de luz
el sol en la ventana
y en el parque

 
Las rutinas son tan buenas, que un acto de magia puede convertirlas en sobrenaturales.
Al regresar sonreí sin un solo instante de descanso.
El día se abrió con un milagro.


No hay comentarios:

Publicar un comentario